lunes, 31 de marzo de 2014



¿Cómo hacer frente a la nueva arquitectura neoliberal en Guatemala?


1. Desenmarañando los mecanismos con que operan las inversiones extranjeras en el país.
El neoliberalismo se impuso en Centroamérica bajo una estrategia de gradualidad. Y las condiciones que garantizaron que en la actualidad los flujos de inversión extranjera, destinados a la industria extractiva y los megaproyectos, lleguen con toda tranquilidad a los territorios rurales para la implantación de proyectos mineros, hidroeléctricos, etc., fueron dados incluso años antes de la aprobación de Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (DR-CAFTA).
En julio de 2003, ocurrió en el país un hecho determinante, no identificado de esa manera en aquellos años. Se trata de la aprobación y puesta en vigencia del Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales de Otros Estados.
Este convenio fue el que dio vida al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), entidad adscrita al Banco Mundial. En la actualidad, es la principal instancia que dirime las controversias entre una empresa extranjera y un Estado, si éste pone obstáculos a las inversiones de las empresas, afectando su rentabilidad.
El CIADI ha significado para los países denominados “en desarrollo”, una camisa de fuerza para protegerse de cualquier daño que puedan provocar las empresas de capital extranjero. Esta instancia puede accionar también si un Estado pretende finalizar un contrato de concesión de un territorio o un bien público; o bien si desea nacionalizar un servicio privatizado.
A la fecha, el país ha sido objeto de tres demandas[1]. Dos se debieron a que la Empresa Eléctrica de Guatemala (EEGSA), hizo ajustes al Valor Agregado de Distribución, afectando las ganancias de las dos empresas demandantes, que para entonces eran accionistas de EEGSA. Estos casos son ejemplos de cómo una empresa puede presionar a un Estado para impedirle que ajuste los precios del servicio eléctrico para hacerlo más accesible este bien básico para la población.
Otros casos relacionados con demandas ante el CIADI, en lo relativo a industrias extractivas, se ha podido observar en El Salvador. Ahí dos empresas mineras han demandado al Estado por US$315 millones y US$100 millones, por suspender las licencias de explotación minera.
En el DR-CAFTA, se estableció que el CIADI sería la instancia de arbitraje designada para las demandas entre una empresa (estadounidense o centroamericana) frente al Estado. Para las inversiones de industrias provenientes de otros países como España, Bélgica, Francia, Italia o Alemania, estos países han firmado los llamados Acuerdos de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APRRI), en los cuales también se reconoce al CIADI como la asignada para este tipo de arbitrajes.
En el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, lo que se hace es avalar estos acuerdos de inversión bilaterales, reconociendo a las instancias de arbitrajes establecidas en los APRRI.  
2. Denunciando estos mecanismos perversos de la inversión extranjera, y exigir su desmantelamiento
Los APRRI y los TLC, como contratos que protegen las inversiones extranjeras, limitan al país en distintos asuntos que son de interés, sobre todo, de la población del campo. Por ejemplo, la moratoria a las licencias de minería solicitada por la Marcha Indígena, Campesina y Popular –articulación social que en 2012 realizó una marcha durante nueve días-. En efecto, el presidente Otto Pérez Molina, señaló a los grupos que participaron de dicha marcha, que esa petición, podría ocasionar que las empresas con licencias mineras interpusieran demandas contra el Estado guatemalteco.
La nacionalización de la energía eléctrica, otra demanda reiterada de las organizaciones campesinas, puede ser bloqueada por los APRRI, puesto que este convenio firmado por los países con más inversiones en el país, incluye un capítulo denominado “Nacionalización y Expropiación”, en el que se establece que las inversiones “.. no serán sometidas a nacionalización, expropiación ni a cualquier otra medida de efectos similares (…) excepto que cualquiera de esas medidas se adopte por razones de utilidad pública o interés social, con arreglo al debido procedimiento legal, de manera no discriminatoria y se acompañe del pago de una indemnización pronta, adecuada y efectiva”.
Esto deja entrever posibles demandas, frente a una eventual nacionalización del servicio eléctrico, utiliando al CIADI, como el tribunal encargado para tal fin. Por tanto, las organizaciones sociales y campesinas deben plantearse abrir nuevos frentes, que complementen la movilización y presión social que vienen ejerciendo como su estrategia de lucha.  
La dirigencia nacional del movimiento social, y los equipos jurídicos que han acompañado a las organizaciones, debieran analizar la posibilidad de agregar a sus demandas, que el Estado renuncie al “Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales de Otros Estados”; como ya lo han hecho otras naciones como Bolivia, Ecuador y Venezuela. También renunciar a los APRRI, para exigir que las disputas Inversionista-Estado sean dirimidas en tribunales nacionales y según la legislación guatemalteca. De esta manera, se puede recuperar la soberanía del país para tomar decisiones que protejan los intereses nacionales, sin el temor a ser demandados.
Pérez Molina anunció que buscará una discusión en el órgano legislativo de la aprobación de una Ley de Minería. Frente a esta coyuntura, las organizaciones deben considerar llevar este planteamiento.

3. Sumando esfuerzos con otros pueblos que están luchando por recuperar su soberanía.
De la gran mayoría es sabido que el gobierno en lugar de mostrar un interés legítimo de cuidar los intereses nacionales, ante el accionar de la industria extractiva, más bien lo que ha hecho es reprimir la resistencia a la imposición de estos proyectos.
Pero también es cierto, que en casos excepcionales –por ejemplo el reconocimiento de Guatemala al Estado Palestino-, el gobierno cede ante los posicionamientos de la región latinoamericana.
De manera que un primer paso es retomar los esfuerzos de articulación a nivel de Centroamérica; que entre otras cosas es el conglomerado de países con los cuáles nos hemos inmerso en la dinámica de los tratados comerciales, y de inversión. Como propuesta estaría incluir en foros regionales estos temas y buscar estrategias de incidencia ante instancias como la Secretaria de Integración Centroamericana (SICA), en la cual se empieza a vislumbrar una nueva configuración, más favorable para las propuestas de los movimientos sociales.
Asimismo, deben irse buscando alianzas con los gobiernos progresistas de Latinoamérica, para conocer y aportar a la búsqueda de soluciones. Como es el caso de los países del ALBA, que han creado la Conferencia Ministerial de Estados Latinoamericanos Afectados por Intereses Transnacionales.
Finalmente, se hace necesario mantener una vigilancia, desde los movimientos sociales, a las empresas transnacionales, y los Estados que les amparan. En Guatemala, los inversionistas siempre han ido un paso adelante en su afán de garantizar buenos resultados de sus proyectos en el país. El reto es avanzar más ágilmente en nuestras estrategias.  

_________________________________

[1] A través del CIADI, el Estado de Guatemala ha sido demandado en tres ocasiones. Dos amparadas en el DR-CAFTA, y otro bajo la figura de Acuerdos de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones. El monto de estas tres demandas suma US$1,087 millones de dólares (casi el presupuesto del Ministerio de Educación en 2013 que es de US$1,356 millones, aprox). A la fecha, el Estado sólo ha perdido una demanda, por la cual ha sido obligado a pagar US$15.1 millones.

viernes, 12 de octubre de 2012

Y pasose las horas cantándole a la mar: sobre la matanza de Totonicapán

En “La fábula del grillo y el mar”, canción de Alux Nahual, un grillo cantor busca llegar más allá con su canto, y va hacia un inmenso mar que ni se inmuta al verlo cantar.

A riesgo de que eso ocurra, escribo el presente artículo para unas personas en particular a quienes aprecio, y que me han comentado y cuestionado sobre los terribles sucesos del pasado 4 de octubre, ocurridos que costaron la vida a ocho comunitarios de Totonicapán, y sobre temas vinculados a la demandas en relación a la carrera magisterial, y al tema de la energía eléctrica.

Se que en este grupo de amigos, se cuestiona no sólo la matanza, sino también la acción del bloqueo de carreteras, y el actuar de los dirigentes que promueven estas actividades; criterio que a su vez es con el que suelen ver estos hechos muchas personas en Guatemala (por eso me siento que estoy cantándole a un inmenso mar).

Con estos amigos, que en su mayoría conocí en la iglesia y el colegio, comparto un orígen común. Vivimos en la capital, estudiamos en colegios privados y llegamos hasta la universidad. Culturalmente, nos hemos definido diferente a esos otros que están allá en los departamentos, también porque muchas veces no hemos revisado nuestra condición histórica y genética para ver que en realidad no somos tan distintos a ellos.

Quizás ahora con muchos puntos de vista distintos; pero si creo que coincidimos en que no nos gusta saber que mueren personas de forma violenta. Como en este caso que mueren personas por balas del Ejército que repelía la manifestación.

Se critican las acciones de bloqueos, y es válido. Y se piensa que los dirigentes tienen alguna responsabilidad de lo ocurrido; y que son personas que manipulan y generan división y confrontación en el país.

Ahora bien, de mi parte, más que validar o no las formas de protesta, y más que justificar si los manifestantes estaban ahí por su oposición a los cambios en la carrera magisterial, el costo de la energía y los cambios constitucionales, deseo explicar lo que para mi es la razón fundamental de que existan este tipo de acontecimientos, lo cual está vinculado con la realidad social y económica del país y la débil democracia.

Eso puede sonarles obvio, pero veámoslo con datos duros. A pesar que muchos economistas dicen que tenemos un crecimiento económico aceptable, estamos en el índice de desarrollo humano en el puesto 131 de 187 países que mide Naciones Unidas. Además, somos el noveno país más desigual del mundo, según las mismas NN.UU., lo que quiere decir que los ingresos se distribuyen de manera más inequitativa.

El costo de la canasta básica de alimentos, a enero 2012 es de Q2,449,80; mientras el costo de la canasta básica vital (alimentos, luz, vivienda, vestuario, educación, recreación, etc) tiene un costo a enero de 2012 de Q4,470,44.

En tanto, el salario mínimo establecido este año es de Q2,074 y de Q1,906 si es en la maquila. Pero realmente esto no es lo que la gente gana. La encuesta de ingresos de 2011 dice que el salario promedio nacional es de Q1,965.41. Ahora, si se trata del hombre rural el salario promedio es de Q1,548.20 y el de la mujer rural es de Q1,048.13 (ENEI 2011).

Conclusión: Los ingresos no alcanzan ni para comer. Ahora preguntémonos: ¿Le afectará a la población rural la reforma a la carrera magisterial, que ahora implica tener que pagar dos años más de carrera?; ¿le afecta a la población rural los altos costos de la energía eléctrica? Imaginen a una madre soltera del área rural.

Entonces, un aspecto importante de analizar es la desconfianza que tenemos hacia los líderes, y me refiero no sólo a los líderes sociales, sino a la clase política, que se supone son líderes por haber sido electos dentro de esta nuestra democracia representativa.

Por ejemplo, en el tema de la carrera magisterial, por qué hay quienes desconfían de la ministra de Educación, quien de pronto no tiene una mala intención en proponer los cambios. Creo es que porque en los años que llevan intentando hacer estas reformas, no se ha logrado elevar los niveles de acceso a la educación.

Se señala que en el área rural a 2011, el 95.9% de personas de 19 a 24 años son estudiantes rezagados en su educación, lo que podría interpretarse como que no han accedido a la Universidad o están pero la están abandonando. En 2006 el rezago era de 96.3% (Informe PNUD 2011/12). El porcentaje en cinco años no bajó siquiera un punto. ¿Se puede confiar así en que las autoridades van a garantizar que todos los estudiantes concluyan el 4º y 5º año de magisterio en la Universidad? Pero aun así, la reforma magisterial va, y pagando un precio cada vez más caro.

Luego está la falta de confianza hacia los líderes comunitarios, y ahí también hay otro montón de gente que no les da ninguna confianza porque los ve en los medios protestando con bloqueos de carreteras, afectando a los conductores de vehículos.

Más que defender a los líderes y lideresas, me gustaría retomar el tema socieconómico. Acá el papel de un líder viene a ser el de un fósforo que cae sobre un bosque que se secó, y hace que arda. Pero ese bosque no lo secó él, sino las difíciles condiciones de vida de la población.

He tenido la posibilidad de trabajar con líderes campesinos, y hablaré sólo en el caso de ellos, porque he visto que una mayoría han mantenido sus mismas condiciones de vida siendo dirigentes. Y en ese sentido, como dice Frei Betto, téologo de la liberación: “Prefiero el riesgo de errar con los pobres, a tener la pretensión de acertar sin ellos”. Y también dice: “entre ellos existen los mismos vicios encontrados en las demás clases sociales (…) no son mejores ni peores (…). La diferencia es que son pobres, o sea, personas privadas injusta e involuntariamente de los bienes esenciales de la vida digna”.

Concluyo diciendo que para empujar hacia un país que ya no viva constantemente enfrentado, debemos darnos la oportunidad de acercarnos a quienes vemos con desconfianza. Como decía una campaña de desarrollo rural; quiere saber cómo vive un campesino; Acérquesele, preguntele! Y también añadiría, quiere saber por qué protesta? Por qué no quiere pagar la luz? También la población rural y campesina debiera generar condiciones para escuchar las opiniones de personas, como los amigos con los que yo crecí.

Justamente mi intención acá era acercar dos visiones de una realidad. Aunque a veces yo sea el grillo del cuento. 

Foto: Marcha indígena Campesina y Popular

lunes, 9 de julio de 2012

Cárcel, atentados y amenazas a comunidades, en un marco de promoción de la inversión privada en territorios rurales


Por Juan Pablo Ozaeta
Colectivo de Estudios Rurales Ixim (CER-Ixim)

En las recientes semanas, una serie de acontecimientos de amenazas, ataques y capturas contra poblaciones enfrentadas a empresas extractivas y de servicios, y en defensa de sus medios de vida, pintan un panorama preocupante para la población rural, y muy delicado para un Gobierno como el que preside el ex general Otto Pérez Molina.

A continuación, una relación de hechos recientes:  

El día 2 de mayo, en el municipio de Santa Cruz Barillas, municipio de Huehuetenango (altiplano occidental, frontera con México), se llevan a cabo disturbios entre pobladores y personeros de la empresa Hidro Santa Cruz, S.A, que concluyen con la muerte del campesino Andrés Pedro Miguel.

Estos enfrentamientos se originan tras el impulso de un proyecto hidroeléctrico de la empresa Hidro Santa Cruz, subsidiaria de Hidralia Energía, de capital español. Como resultado de estos hechos, el gobierno declara estado de sitio y detiene a por lo menos once personas de la comunidad, a quienes implicó en los disturbios, y se les imputan cargos de terrorismo.

El 31 de mayo, es capturado y puesto en libertad por falta de pruebas Rodimiro Lantán, líder de la Coordinadora de Asociaciones y Comunidades para el Desarrollo Integral de la Región Ch’ortí –COMUNIDCH-. Esto ocurrió poco después de haberse realizado la entrega de Títulos como Comunidades Indígenas de Ascendencia Maya Ch´orti´ y Títulos de Consejos de Asuntos Indígenas, Territoriales y Recursos Naturales de las Comunidades Indígenas de Tachoche y Tizamarté, del municipio de Camotán, Chiquimula, en el oriente del país.

Tres meses atrás, fue asesinado un líder de esa organización,  Elaví Hernández Agustín, quién fungía como Secretario del Consejo de Administración de Tierras y Recursos Naturales de la Alcaldía Indígena de Esquipulitas, La Unión Zacapa, región Ch’orti’.  

El 13 de junio, Yolanda Oquelí lideresa comunitaria del municipio de San José del Golfo, cercano a la capital, fue atacada por dos hombres en una moto, quienes les dispararon hiriéndole con un bala cerca del hígado.

Oquelí ha liderado la resistencia pacifica ante la instalación de un proyecto minero de la empresa Exploraciones Mineras de Guatemala, S.A (Exmingua.). Esta compañía es subsidiaria de la empresa canadiense Radius Exploration Ltd.


Yolanda Oquelí al micrófono. Foto: James Rodríguez - Mimundo.org


El 4 de julio, se denunció la persecución y agresiones en contra de integrantes del Consejo de Pueblos
K´iche´s  (CPK), entre las que se encuentra la líder Lolita Chávez.

Cuatro mujeres integrantes del CPK resultaron heridas por supuestos simpatizantes del alcalde de Santa Cruz del Quiché, luego de una manifestación pacífica en contra de dicho jefe edil, quien pertenece al partido de Gobierno, y contra la instalación de torres eléctricas de la empresa de distribución de energía DEOCSA, propiedad de la compañía inglesa Actis.

Semanas atrás, en la misma región ocurrió un violento asesinato, contra José Tavico Tzunun, también integrante del CPK.



Lolita Chávez, del Consejo de Pueblos K´iche´s  (CPK)


Luego de esta relación de hechos, del cual pudieron haberse quedado otros sucesos sin mencionar, cabe apuntar que poco o nada se ha visto para aclarar los actos de violencia e intimidación contra estos líderes y lideresas rurales. Una excepción es el caso de Santa Cruz Barillas, en el cual se capturó a dos guardias de la empresa Hidro Santa Cruz, acusados de la muerte del campesino Andrés Pedro Miguel.

En tanto, el actual Gobierno protagonizó otros acontecimientos que también fueron noticia reciente y que dibujan el marco político de esta relación de sucesos de violencia contra la población rural.

El pasado 30 de junio, el general Otto Pérez Molina, presidente de la República, inauguró dos brigadas militares, entre ellas una ubicada en el municipio de San Juan Sacatepéquez, cerca de la capital, donde desde hace varios años existe resistencia contra una empresa cementera; situación que ha provocado que a la fecha haya líderes purgando largas condenas.

Un mes antes, el 17 de mayo, el gobierno de Otto Pérez lanzó su política de Desarrollo Rural, que incluía un “Marco General de Política para la Promoción de la Inversión Privada en Territorios Rurales”. Este señala que existe necesidad de inversión privada y extranjera, por lo que “brindará seguridad jurídica al inversionista (…) impulsando el desarrollo sostenible mediante el uso de los recursos naturales, especialmente aquellos que por reconocimiento constitucional se definen como bienes del Estado (el subsuelo, los yacimientos de hidrocarburos y los minerales)”.

Vale añadir también la firma del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica, realizada en Tegucigalpa, Honduras, el 29 de junio, el cual cuenta con un pilar importante de comercio e inversiones, que promoverían más inversiones en territorios rurales, como las de las empresas europeas ya mencionadas acá, y que son actores protagónicos de esta lucha por el control de los recursos naturales.

Todos estas “novedades” hablan de un Gobierno que impulsa a la fuerza un proyecto económico orientado la explotación de recursos naturales, y que en lugar de garantizar mejoras en las condiciones de vida de la población rural, trae violencia y ataques contra hombre y mujeres líderes.

También presenta un desafío para el liderazgo rural y los movimientos sociales, para saber actuar unificadamente contra esta ola de ataques, y difundir ante la sociedad guatemalteca, y en particular en las poblaciones rurales, un modelo de  bienestar realizable, sostenible y respetuoso de la madre naturaleza.

Fuentes:


Imágenes de capturas en San Juan Sacatepéquez:


jueves, 22 de diciembre de 2011

Nueva Linda: Caravana de la libertad en plena zafra

Por Juan Pablo Ozaeta

Durante ocho años, las familias campesinas que integran la asociación Pro-Justicia Nueva Linda, estuvieron instalados a la orilla de la carretera en el kilómetro 207, ruta a Champerico, Retalhuleu. Esperando justicia por los hombres y mujeres de sus comunidades que perdieron la vida luchando por mejores condiciones de vida. Y con esperanza de que esa lucha dé frutos.


El pasado 19 de diciembre, este grupo destruyó las champas en las que por mucho tiempo habitaron y emprendieron camino hacia donde les serían entregadas en propiedad cuatro fincas, donde podrán empezar una nueva vida.




En este día tan trascendental, afloraban sentimientos de nostalgia, de alegría y esperanza. Una señora acariciando a su hija recordaba lo difícil que fueron sus primeros días, durmiendo en el suelo a la orilla de la carretera. Sus familiares preocupados por ella y su niña le consiguieron una cama sencilla “por el peligro de las culebras”, decía. “Y así poco a poco fuimos consiguiendo nuestras cositas”.

Diciembre es tiempo de zafra en Retalhuleu. Pero para las 98 familias que se mudarían a las nuevas fincas, esa actividad económica tan determinante en la costa sur ya no formaría parte de sus vidas.

Uno de los campesinos que resistieron a la orilla de la carretera, contaba que los camiones con doble remolque, o “trailers” de “el azúcar de Guatemala” les hicieron pasar varios sustos, por el riesgo en que se encontraban, viviendo tan cerca del paso de estos enormes vehículos. Incluso, en una ocasión atropellaron a uno de sus compañeros, dejándolo con varias fracturas graves.

Como si no les bastara el hostigamiento que sufrieron de parte de la seguridad privada de la finca Nueva Linda, los trailers también les pasaban al lado, amenazantes. En una sola noche durmiendo a la orilla de esa carretera, pudimos comprobarlo. El suelo tiembla al paso de los trailers, los cuales no dejan de circular en ningún momento.

Y cuando no escuchábamos los trailers, escuchábamos el crujir de la caña, quemándose una noche antes, para que a la mañana siguiente lleguen los trabajadores a cortarla.

De esta manera (habrá otras más) puede notarse la importancia que tiene para la vida de estas familias convertirse en propietarias de una tierra, a la que pueden entregar su fuerza de trabajo en beneficio de su familia y de su país. No de unas minorías.

La lucha de ocho años de estas familias, les ha liberado de la dependencia de los dueños del azúcar de Guatemala, que mucho les quitan y poco les dan. 


Estas familias son un importante símbolo de la resistencia en tierra de los azucareros, de los ganaderos y de otros negocios, digamos que menos lícitos.

La manta "de la memoria a la resistencia", que les acompañó extendida en uno de los buses que les trasladó a su nueva tierra, inspiró a uno de los comunitarios, quien se posó bajo la manta y expresó: -aquí no ha terminado nuestra lucha, aquí apenas comienza. 

Mientras las camionetas se llenaban de las pertenencias de las familias, y de las esperanzas de un mejor porvenir, pasaban unos camiones, transportando personas de diversas edades, hacia su trabajo. El trabajo en las fincas de azúcar es pesado, y muchas veces se ve a niños haciéndolo. En el camino hacia las nuevas fincas se observó niños trabajando en la limpieza de carreteras, recogiendo la caña tirada, con machete en mano.


La caravana “de la libertad” salio hacia el municipio Oratorio, departamento de Santa Rosa, luego de la quema de dos bombas de feria.

El viaje duró ocho horas, y al llegar a las fincas les esperaban dos vacas que serían sacrificadas para la celebración, una casa de construcción sencilla que formaba ya parte de la finca, servicio de alumbrado y agua, ya en funcionamiento. Pero en su mayoría todo es terreno baldío.

Un dirigente le pregunta a una de las mujeres de la asociación cómo se siente, y ella responde: - Desesperada. Y por qué, no te gusta aquí?. – Si me gusta, pero aquí todavía no hay nada.

Otra señora, mientras se ubicaba y trataba de hacer su trabajo cotidiano en un espacio que apenas conocía, expresaba nostálgica: - Adiós a Nueva Linda.

Para estas familias significa un gran reto empezar de nuevo, adaptarse a esta nueva comunidad que empezarán a construir. Pero no cabe duda de que esos ocho años de lucha les han dado la fuerza para emprender estos retos.


La dirigencia de la asociación se ha planteado seguir en la lucha por la justicia de Héctor Reyes, trabajador de Nueva Linda desaparecido en 2003, de Eufemia López Morán, asesinada en 2004, y de los seis hombres y mujeres que murieron ese mismo año en un violento desalojo de esa finca.  

La tierra, en un país como Guatemala de pocas oportunidades, significa para las comunidades rurales tener un poco más de libertad. Al finalizar el actual período de Gobierno se registran unos 1,400 casos de conflictividad agraria. Al mes de julio de 2011, únicamente 122 casos habían tenido algún arreglo, según datos de la Secretaría de Asuntos Agrarios.

Es por esto que para las familias de la Asociación Pro-Justicia Nueva Linda, ocho años de lucha les ha significado un pedazo de tierra. Un pedazo de libertad. 

martes, 19 de julio de 2011

PASAJES DE LA VIDA DE ALFONSO BAUER PAÍZ

Alfonso Bauer falleció el domingo 10 de julio de 2011. Muchos nos encontrábamos en la plaza central acompañando la actividad en que un grupo de artistas rendían homenaje a la vida de Facundo Cabral. Y ahí el conductor de la actividad dio la lamentable noticia.

A partir de ese momento hubo muestras de pesar de distintos sectores. Como dijera un poeta que participó en el homenaje que realizaran a Bauer Paíz en el Paraninfo Universitario: "Poncho fue capaz de reunir a comunistas, masones..."  y otros más que no recuerdo. 

El sitio youtube cuenta con un archivo amplio de videos que documentan la carrera política, el aporte ideológico, pero también la vida personal de don Poncho. 

En este espacio deseo mostrar los que he estado viendo en estos últimos días, que me han parecido más importante. 

El primero que vi en estos días y circulé, viene bien presentarlo al inicio por ser el que hace un resumen de la participación y postura de Poncho Bauer durante la revolución guatemalteca de 1944-1954. Realizado por Caracol Producciones para la cadena de televisión "Telesur". 


Un documento, que desconozco la autoría, fue tomado en una actividad en la Universidad de San Carlos, a quien Poncho entregó una gran parte de su vida y su lucha. Un amor poco correspondido si se hace referencia que la facultad de Ciencias Económica lo destituyó del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales, de esa Unidad Académica.

Este fue publicado en la página del comité de unidad campesina (www.cuc.org.gt) y refleja el aporte ideológico de Alfonso Bauer




La vida personal de don Ponchito, por ser personal no dejó de ser ejemplar. Un programa dedicado al deporte y la vida sana, le dedica un reportaje a Alfonso Bauer Paíz y su gusto por la natación, deporte que según cuentan le ayudó a ser esa persona siempre activa y llena de fuerza.



En el documental Testamento está narrada una buena parte de su vida personal, y la relación que tenía con su familia. Ahí me tomé una idea de cómo fue la relación con sus hijos.

En el homenaje póstumo en el paraninfo universitario hablaron dos de sus hijos. Uno de ellos, quien en el documental reclama el poco tiempo que comparten, en el homenaje reclama sarcásticamente, todo lo que su padre le enseñó: puntualidad, principios, y también sus enseñanzas político-ideológicas. Su hija, quien en el documental la presentan como una contraria ideológica, con militancia en el Frente Republicano Guatemalteco -FRG- del general acusado de genocidio Ríos Montt, también habló y expresó la admiración a su padre por mantenerse en firme en sus creencias.

Su hija Yolandita, no estuvo presente en el homenaje. Porque como narra Poncho Bauer, en Testamento, falleció trágicamente. En este fragmento del documental de Uli Stelzner y Thomas Walter, se observa la foto de la hija fallecida y testimonios de los dos hijos de Alfonso Bauer, ante la muerte de Yolandita, y también ante el atentado contra la vida de don Poncho.





Don Ponchito siempre se caracterizó por ser muy enérgico en sus posturas. Los jóvenes de este tiempo, organizados en distintos espacios en que Bauer Paíz se hizo presente para apoyar nuestras actividades, también recibimos sus llamados de atención, cuando él creyó que no estábamos procediendo correctamente.

En este video Alfonso Bauer, en plena conferencia de prensa del grupo Estudiantes por la Autonomía -EPA- expresa enérgicamente su malestar por no habérsele concedido la palabra. Los compañeros que estaban librando una lucha importante por la autonomía, ante la molestia de don Poncho le cedieron la palabra, reconociendo su papel histórico en la Universidad y en el país.



No fue la única vez donde don Alfonso Bauer reclamó a compañeros de organizaciones de izquierda cuando consideró que no procedían correctamente. Muchas veces lo escuché reclamando que no veía la presencia de los partidos de izquierda en acciones de lucha en las que el participaba.

Y con los jóvenes siempre fue exigente. Por ello no debemos olvidar el recordatorio que durante el sepelio nos dio su compañera Miriam: él siempre pedía a los jóvenes !Hagan algo... A su edad nosotros ya habíamos hecho mucho!.

Ojalá este recorrido por la vida de Alfonso Bauer, sirva a todas y todos los revolucionarios a seguir luchando, y a tener esa vida ejemplar y hacer eco de las palabras, repetidas por últimas vez por su compañera en el sepelio: !Hagan algo!

!Hasta la victoria siempre, don Ponchito!